Moritz Station

Barcelona, 2018

Retail, Working on

Es habitual que las intervenciones de este tipo tengan una imagen excesivamente temporal relegando la presencia de la marca a la aplicación gráfica. Creemos necesario encontrar una solución de una unidad que funcione en solitario como en grupo y que represente valores de la marca no sólo de manera gráfica sino también formal.
Para expresar los valores de la marca recurrimos a dos vectores principales: la historia de Moritz y su calidad. Los dos están relacionados entre sí y ayudarán a potenciar el carácter diferenciador del proyecto. Por un lado la historia se refiere a su origen, en este caso "La Fábrica". También puede referirse al "modernismo" o "arte nouveau" que inevitablemente nos trae a otro aspecto importante de la marca que es Barcelona. La calidad puede representarse con la cura del detalle y la inclusión del trabajo artesanal a la propuesta.

 

Arte y artesanía

El arco y la curva representan a la historia, la ciudad y el icono.
La ocupación de manos artesanas pone en alto el valor de la tierra, y las fibras naturales dan calidez al ambiente.

 

 

 

Adaptabilidad

El resultado es una unidad modular neutra que sirve de apoyo a la marca el que la hace fácilmente combinable a diferentes ambientes y situaciones.

Los módulos son agrupables sinque la unidad pierda su personalidad.
 

Mobiliario personalizado

El mobiliario propuesto puede ser de producción propia de forma que se personalice en función de la marca. La mezcla refuerza la idea
de informalidad pero sin perder de vista el detalle y la visión de conjunto.