Cleopatra y la fascinación de Egipto

Arte Canal Isabel II, Madrid, 2015

Exposiciones/Eventos

Cleopatra y la fascinación de Egipto es un cuento ilustrado. La arqueología y las artes se convierten en la escritura de un narrador imaginario y por ello, la organización del montaje expositivo, mantiene una estructura narrativa simple y consecutiva. Las elementos construidos conducen de forma ordenada al visitante por los distintos capítulos, y al mismo tiempo, con el diseño de los mismos, se busca dar la sensación de libertad. Aspectos como la transparencia, la escala y el color crean referencias visuales que ayudan a construir un mapa mental de la totalidad de la sala.

Es habitual imaginarse exposiciones de este tipo en salas oscuras, con una iluminación general tenue y otra focalizada en las piezas. En esta propuesta se utiliza el color para identificar los distintos temas y una luz general más uniforme. Encontramos su justificación en la gran carga simbólica del color en el antiguo Egipto y en la recurrente asociación a Cleopatra con un personaje pasional y seductor. La gama propuesta va desde el turquesa, el tostado, el verde y el azul, neutralizándolos para ceder protagonismo a las piezas.

La tipología arquitectónica del recinto donde la exposición tiene lugar es contundente. Antes de negarla, se ha optado por sacar partido de sus particularidades para desarrollar el recorrido. Al inicio de cada ámbito se propone colocar una imagen de gran formato e instalar un par de bañadores con óptica especial para la iluminación de un arco en concreto, aprovechando así no solo la geometría cartesiana del intercolumnio, sino también la altura total de la sala para crear puntos de atención y dar sensación de amplitud.

Sistema modular inspirado en el diseño de mobiliario del antiguo Egipto

Para la exhibición de las piezas se plantea un sistema modular que dinamice el conjunto. El sistema lo compone la vitrina exenta, la mesa con urna, la peana y la vitrina en cerramiento. Se ha prestado especial cuidado en el detalle y se referencia el propio diseño de mobiliario del antiguo Egipto: las estructuras de los expositores reinterpretan aspectos formales y funcionales como la pata zoomórfica o el principio de la silla tijera, que ha perdurado incluso hasta nuestros días.